Ruta Clásica

Baner Bulgaria Clasica

Ruta UNESCO

Baner Bulgaria UNESCO

Ruta Monasterios

Ruta Tradiciones

Ruta de Vino

Leyendas

Mitos, leyendas, creencias y supersticiones, relacionados con la luna nueva

  Leyenda-Luna-1 1Según una creencia tradicional, en tiempos remotos la Luna y las estrellas brillaban tan cerca de la tierra, que uno podía alcanzarlas con la mano. De noche la gente cogía una estrella del firmamento para que alumbrara su hogar. Sin embargo, un gitano quiso llevarse a su choza a la propia Luna. Entonces la deidad se molestó y subió todos los astros muy alto en el firmamento. La gente, sin embargo, siguió llamando a la luna Vela, y las fases de la Luna, Vela Nueva, o sea, Luna Nueva, Vela Llena, o sea, Luna Llena y Vela Vieja, o sea, luna en su fase final. Esta comparación no encierra falta de respeto por los astros. Todo lo contrario: la luz de la luna se relaciona con el fuego divino. El disco de la luna llena se concebía como la imagen de Dios, a quien la gente imaginaba como un abuelito viejo, mientras que la luna nueva era llamada El Abuelo Nuevo. Para nuestros ancestros el cuarto menguante de la Luna semejaba una hoz y la expresión La hoz de la Luna sigue empleándose en nuestros días. Las dos puntas de la "hoz" se suelen llamar "las astas" de la Luna.

 Leyenda-Luna-1 2 El calendario lunar tradicional de nuestro pueblo señala como la más favorable, la fase de la luna nueva. Antaño La Vela Nueva era recibida con bendiciones y su aparición se celebraba con alegres canciones y danzas joro. Uno de los votos que en ese momento solía hacer la gente era "Tal como la Luna sestó llenándose, llénense de dinero las carteras. Por eso todos procuraban recibir la Vela Nueva con una moneda en la mano. Los niños daban tres brincos sucesivos y se deseaban: "Alta la Luna, más alto sea yo".Los curanderos esperaban la luna nueva para algunas de sus prácticas curativas. Las mozas por su parte creían que si en la noche de luna nueva colocaban una piedrecilla debajo de su almohada, verían en sueños a su futuro marido.

  Leyenda-Luna-1 3El período de la Vela Nueva se consideraba muy propicio para noviazgos y esponsales. La Luna con frecuencia es signo de misterio y conjura. Con la enunciación "Salió la Luna" comienza, por ejemplo, una hermosa canción tradicional que narra cómo el enamorado incita a su amada a que se fuguen y vayan juntos al mercado para que él le compre los tradicionales tres trajes (uno para todos los días y dos para Semana Santa), con lo cual no quedarían barreras y ambos podrían anunciar públicamente su próximo casamiento.

  Hay un cuento tradicional que narra el encuentro de dos enamorados tras una larga separación. Tan largo conversaron los dos que la Luna joven fue llenándose, y la ramita de cornejo en las manos del enamorado floreció, echó hojitas verdes y dio frutos.

  Leyenda-Luna-1 4En otra canción la cita amorosa comienza al ponerse el Sol. Luego sale la Luna… se pone… Vuelve a salir, pero los dos enamorados siguen y siguen conversando, totalmente embelesados.Otra canción popular habla del encuentro de una moza con un grupo de mozos en el bosque. Todos ellos deciden hermanarse con ella, esto es tratarla como a una hermana, menos el mayor, quien ruega al Sol: Apresúrate a ponerte, Sol, y que salga la Luna, para que pueda echar mi cabeza a descansar en el regazo de esta bella muchacha. Es aún más clara la plegaria del mozo en otra canción. El ruega a la rubia Dragana, cuya faz se confunde con la Luna, que corra a la llanura para recoger dos ramos de flores y haga con ellos una magia, que consiste en mojar los ramos de vino y rociar con ellos el Sol y la Luna, para que ambos se apaguen, el tiempo deje de correr y los dos enamorados puedan permanecer unidos sin fin.

Fotos: Nikolay Yordanov

  Desde tiempos inmemorables el búlgaro veneraba como a dioses cuatro elementos materiales principales de la vida material: la tierra, el agua, el fuego y el bosque, sin los cuales el hombre no puede sobrevivir, según la creencia popular.

  Leyenda-tera 1Cuenta una leyenda que Dios creó el planeta tierra con la ayuda de su socio de antaño, el diablo. Lo destinó al fondo del océano para que le trajera un puñado de tierra, y, según otra variante de esta misma leyenda, un puñado de espuma. En medio de esta tierra plantó un nogal. Luego fue creando y sembrando alrededor del nogal el geranio, la albahaca, etc., amarró un columpio a las ramas del árbol y se durmió en él.

  Leyenda-tera 2El diablo decidió ahogar a Dios en el agua. Le cogió en brazos pero en cuanto comenzó a caminar la tierra empezó a crecer. Así el camino del malhechor al agua fue haciéndosele más y más largo. Renunció entonces el diablo a su propósito y huyó del lugar. Pero la tierra siguió creciendo y llegó a ser tan grande que no cabía bajo la bóveda celeste. Entonces Dios la cogió por el medio y la sacudió bien fuerte. Así se formaron las montañas y los valles. Y, del amor entre la tierra y el cielo nació la luna.

  La tierra termina allí donde toca el cielo. El lugar se llama el Fin del Mundo. En el fin del mundo está el palacio del Sol. El Astro rey lo sabe todo sobre los males en la tierra y sobre las hierbas que los curan. Cerca de su palacio viven parcas, pitonisas, neréyades, dragones, enfermedades. Los humanos difícilmente podrían llegar al fin del mundo pues deberían partir para allá al nacer y caminar hasta volverse viejos.

 Leyenda-tera 3 Existe la creencia de que la tierra es un ser vivo. La vemos plasmada en múltiples prácticas y ritos folclóricos ejecutados en determinados períodos de tiempo que en el calendario tradicional se sitúan en los llamados Días Sucios, desde Navidad hasta Epifanía, 6 de enero, o bien por las festividades de San Jorge, 6 de mayo, San Demetrio, 26 de octubre, etc.

  Se consideraba que esos días la tierra se encontraba enferma y, para ayudarla a sanar, la gente practicaba diferentes ritos con agua y fuego. Muchos ritos evidencian que la tierra era venerada en tiempos remotos como una deidad femenina. Su fuerza vivificadora hace que sea considerada como el principio femenino del que dimana todo en este mundo.

  Leyenda-tera 4En el folclor búlgaro el culto a la tierra como fuente del pan es fundamental. Al iniciar la labranza primaveral de la tierra, el campesino besaba primero un puñado de tierra, regaba el suelo con un poco de vino y partía un pan sobre el primer surco que abría.

  Antaño, antes de proceder a un nuevo ciclo de faenas agrícolas la gente solía salir al campo endomingada como para una gran fiesta. Los campesinos llegaban a sus respectivas parcelas donde debían, primero quitarse el sombrero o la gorra que tocaba la cabeza de cada uno. Luego debían persignarse y recién entonces podían ya tener la certeza de que la tierra aceptaría sus cuidados.

  Leyenda-tera 5En el día a día se consideraba un gran pecado empezar a labrar la tierra sin haberse lavado las manos. Quien no lo había hecho debía lavárselas simbólicamente con un poco de tierra. La santidad de la tierra le confería, en la mente de nuestros antepasados, un mágico poder purificador. Por esto, por ejemplo, se creía gran pecado el mentir en presencia de la tierra. Así a la hora de un juicio no hacía falta prestar necesariamente juramento. Bastaba con que el testigo sujetara en su mano un puñado de tierra para que se confiara en la veracidad de sus declaraciones.

Fotos: Nikolay Yordanov

  Al sur de la Cordillera de los Balcanes los ríos llevan nombres de mujer: Maritsa, Tundzha, Arda, Veleka, Mesta, Struma, mientras que al Norte del país los ríos llevan nombres masculinos: Iskra, Osam, Vit...

  Leyenda-Rios-1 1A pesar de estar separados por la cordillera, y de correr en sentidos opuestos: los primeros rumbo al Sur y los segundos, rumbo al Norte, ellos siempre piensan unos de otros. Así describe en versos el poeta contemporáneo Georgi Konstantinov el mapa de los mayores ríos de Bulgaria. La tradición de “humanizar” a los ríos nace en las canciones y los mitos populares. Hoy les presentaremos algunos de estos mitos y canciones.

  Leyenda-Rios-1 2Hay una canción popular que implica tres ríos de Bulgaria del Sur en una anécdota, dizque de la vida real. Maritsa, Tundzha y Arda eran tres hermanas. Un día, sin embargo, las tres se pelearon movidas por el orgullo. La bronca continuó tres días y tres noches seguidos, pero ninguna se inclinaba a ceder en la disputa. Entonces la mayor de las hermanas, Maritsa, sugirió que pararan la pelea por una noche y que se fueran a dormir. Al día siguiente la primera que despertase llamaría a las demás y “entre las tres competiremos para ver cuál es más madrugadora y cuál de las tres llegará más lejos”, dijo Maritsa.

  La hermana menor resultó ser la más impaciente y la más madrugadora. “Despertó muy temprano, mucho antes del primer canto del gallo y antes incluso de que despuntara el alba” dice la canción. Sin despertar a sus hermanas, echó a correr con presteza. Tundzha, la hermana del medio, despertó segunda. Al ver que la peor, Arda, no estaba, corrió a despertar a la mayor, Maritsa, para comunicarle que aquélla había marchado sin llamarlas.

  Leyenda-Rios-1 3Al enterarse de lo ocurrido, la hermana mayor maldijo a la menor: “Quiera Dios que Tundzha corra siempre borbotando, que eche abajo los árboles que la rodeen, además de las rocas de sus orillas; que inunde a pueblos y aldeas antes de marchar a su destino”.

  Sucede que Dios estaba muy cerca. Oyó la maldición y la hizo realidad. Desde entonces Tundzha corre siempre apresurada y abre los caminos. Sus dos hermanas le siguen, la alcanzan e incluso a veces se le adelantan. De hecho, geográficamente, los tres ríos confluyen al Sur de Bulgaria, en proximidad de la ciudad de Edirne. Los dos menores, Tundzha y Arda, desembocan en el Maritsa y éste sigue su camino al Sur, para desembocar a su vez en el mar Egeo.

  Leyenda-Rios-1 5La tradición popular narra diversos hechos milagrosos relacionados con distintos ríos. Les contaremos el del río Zlatna Pánega. Érase un pastor que pastoreaba a su rebaño en la montaña Rila. Una de sus ovejas se apartó del rebaño y, para hacerla volver, el pastor lanzó en pos suyo el cayado. Desgraciadamente el cayado cayó en uno de los lagos en lo alto de la montaña Rila y se hundió.

  Perder el cayado era una verdadera desgracia para todo pastor, y sobre todo para el protagonista de nuestra leyenda, que había taladrado en el suyo un hueco en el que solía guardar su dinero. De modo que ese dinero se hundió en el lago junto con el cayado.

 Desesperado, el ovejero echó a andar por los montes. Vagó días seguidos hasta llegar al pie de la cordillera de los Balcanes. Allí topó con el mandadero de un río, que brotaba de una cueva subterránea sita en lo hondo de un cañón cársico. Dio la casualidad que en ese mismo instante del manadero de ese río saltó el cayado del ovejero, con el preciado tesoro del humilde pastor en su interior. Pues esta circunstancia dio motivo a la gente a llamar aquel río Zlatna Pánega ( nombre que se traduce al español como Pánega de Oro).

  Hay un río en Bulgaria que se llama Luda Yana (Yana la Loca). Su nombre evoca una historia de amor de la Edad Media. Un joven boyardo (noble búlgaro), de nombre Nikola, solía mandarle a su prometida flores dejándolas flotar en las aguas del río que brotaba en proximidad a su fortaleza. La prometida, Yana, era hija de otro boyardo, que sin embargo quería casarla con un griego adinerado.

  Una noche Yana huyó de la casa paterna y corrió, locamente enamorada, hacia la fortaleza de su amado, atravesando pendientes y barrancos en medio de la oscuridad nocturna. Nada más llegar a las murallas de la fortaleza, la alcanzaron los perseguidores que el indignado padre de la joven había enviado en pos suyo. El amado salió en defensa de su prometida. La batalla resultó desigual y ambos cayeron muertos, quedando así unidos para siempre. En memoria de aquella joven locamente enamorada y de su osadía, la gente de la zona dio su nombre al río, que hoy se llama, como decíamos Luda Yana (Yana la Loca).

  Leyenda-Rios-1 4En el Noreste de Bulgaria existe una leyenda que habla de cómo un soberano de la Antigüedad erigió allí su capital. Terminadas las obras, trajo a su madre y le preguntó si le gustaba la nueva ciudad. “Es un lugar precioso pero no veo agua” dijo la madre y le aconsejó traer las aguas del río Kriva Reka (Río Torcido) que corría no muy lejos de aquel lugar. “Es imposible hacerlo, madre”, exclamó el hijo, pero ella replicó: “No creas, hijo, el agua es como la mujer: va adonde la lleves”.

  Entonces el soberano cortó con una muralla el rocoso desfiladero y excavó un canal, recto, para hacer llegar el agua hasta su ciudad. En cuanto la dejaron correr por su nuevo lecho, el soberano se le adelanto al agua y le dijo: “¡Me seguirás los pasos cual un perro!”. El agua se ofendió y echó a correr para atrás.

Fotos: Nikolay Yordanov

  Leyenda-Pueblos-1 1Los vecinos de cada pueblo tienen leyendas que narran cómo surgió su asentamiento y de dónde viene su nombre. Estas narraciones suenan a veces de modo mágico y no siempre coinciden con los hechos científicos o históricos. Sin embargo, las leyendas revelan cómo la gente local entiende su pasado.

  Leyenda-Pueblos-1 2Los vecinos de la ciudad de Gabrovo, en el centro-norte del país, considerada Capital del Humor de Bulgaria y centro geográfico del país, tienen la siguiente leyenda. La ciudad surgió en un sitio estratégico: a orillas del río Yantra, cerca de un puerto en la cordillera de los Balcanes. El sitio atrajo a un herrero, de nombre Racho. Por allí solían pasar las caravanas de mercaderes y muchos viajeros. Racho herraba sus caballos y siempre tenía mucho trabajo.

  Pronto en proximidad comenzaron a asentarse también otros artesanos. Unos confeccionaban prendas de vestir para los viajeros, otros reparaban sus carros, otros más los agasajaban con manjares y les ofrecían cobijo para pernoctar. Y el nombre de la ciudad: Gabrovo, es derivado del vocablo búlgaro gabar que significa carpe (una especie arbórea foliácea), porque junto a la herrería de Racho el Herrero crecía un enorme carpe que se podía divisar desde muy lejos. Hoy el visitante puede ver una estatua del fundador de la ciudad de Gabrovo, pero no en el centro de ésta sino… sobre una enorme piedra en el medio del río Yantra. Se afirma que los gabrovenses (es decir la gente de Gabrovo) son muy dados al ahorro, y que pusieron allí el monumento a su fundador para ahorrar sitio en la calle comercial central de Gabrovo.

  Leyenda-Pueblos-1 3Al sur de Bulgaria, en el valle de Tracia, en la zona de la ciudad de Pazardzhik, hay una aldea llamada Govedare. La gente local cuenta una misteriosa historia de cómo surgió aquella aldea “de la nada”, en medio de un claro. Nadie se atrevía ir a ese claro porque decían que por la noche aparecía allí un novillo muy bravo, de astas muy filudas, que embestía contra todo lo que encontraba en su camino.

  Un día, sin embargo, se extravió la vaca de un ganadero joven del pueblo vecino. Él la buscó largo tiempo por todas partes y, muy entrada la noche, fue a parar en aquel claro. En cuanto apareció el novillo bravo, el ganadero no lo reconoció en la oscuridad. Pensó que era su vaca y la agarró de las astas. El animal se lanzaba de un lado a otro, procurando liberarse y darle una cornada, pero el valiente joven no se rendía y seguía sujetando las dos astas.

  Leyenda-Pueblos-1 4Al amanecer el novillo desapareció, cual por arte de magia, esfumándose en el aire, y el muchacho vio que sujetaba en sus manos las asideras de una caldera muy grande. Miró en su interior y quedó boquiabierto: la caldera estaba llena de monedas de oro.

  Antaño existía la creencia que de noche los tesoros enterrados cobraban vida y tomaban la imagen de un animal bravo. Así, con el tesoro adquirido de modo tan inesperado, el joven ganadero se construyó una casa y montó toda una hacienda en el claro. Pronto en vecindad a su hacienda comenzaron a instalarse otras personas. Y en honor suyo, denominaron el pueblo Govedare (el pueblo del ganadero).

  La ciudad de Hisaria, un afamado centro balneológico de Bulgaria, tiene una historia milenaria. El asentamiento surgió en la prehistoria; luego lo habitaron los tracios (los pobladores más antiguos de las que son hoy tierras búlgaras), y el emperador romano Deocleciano le otorgó el estatuto de ciudad romana, dándole su propio nombre.

  Sin embargo, hay una leyenda tradicional que vincula el nombre de Hisaria con los de los herederos de Felipe de Macedonia. Él legó a su hijo la ciudad de Filipópolis, que a la sazón llevaba su nombre y que hoy se llama Plovdiv, y es la segunda mayor de Bulgaria, mientras que a su hija Hesa dejó la actual ciudad de Hisaria.

  Leyenda-Pueblos-1 5El hermano y la hermana siempre discutían por dónde pasaba el linde que separaba sus dominios. Por esto inventaron una forma muy ingeniosa de solucionar el litigio. Acordaron que en la madrugada del día siguiente, al oír el primer canto del gallo, cada uno de los dos partiera de su ciudad en dirección a la del otro. El punto en que se encontrasen marcaría por dónde pasaría el linde.

  Sin embargo, la hermana dio de beber a su gallo vino y éste empezó a cantar muy temprano, mucho más temprano de lo habitual. Así la joven le tomó delantera a su hermano y los dos se toparon muy cerca de la ciudad de aquél, Plovdiv. El hermano se vio obligado a reconocer el dominio de su hermana sobre un territorio mucho mayor, pero para vengarse maldijo la villa de Hesa, deseándole que se volviera cada vez más pequeña, mientras la suya propia no dejase de crecer. Por esto hoy Hisaria es considerablemente más pequeña que Plovdiv, pero en cambio atrae a miles de visitantes por las propiedades curativas del agua de las fuentes termales que brotan en su territorio.

Autor: Rumiana Panayótova
Versión en español de Raina Petkova
Fotos: Nikolay Yordanov

Leyenda arcoiris-1 1En las creencias tradicionales búlgaras el arcoíris, la multicolor cinta que aparece en el cielo después de la lluvia brillando en toda la gama del espectro, es un estado mágico de las fuerzas naturales. Se debe a la dispersión de los rayos del sol cuando atraviesan las pequeñas gotas de agua. Entonces vemos emerger en el cielo una fulgurante banda decorada de siete tonos: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta.
Los antiguos búlgaros creían que Dios creó el arcoíris para tranquilizar a los hombres, atemorizados de que les enviara otro diluvio. Cada lluvia torrencial que caía inculcaba el miedo en sus almas, por cuanto suscitaba el recuerdo del terrible desastre natural que había castigado a los humanos por su vida pecaminosa. El suave resplandor del arcoíris era una señal de que el Todopoderoso no había retirado su bendición de la tierra
Según las creencias paganas, la señora de la lluvia y la humedad celestial contenida en las nubes era un ala (o hala), criatura mitológica femenina a que alude el folklore, demonio del mal tiempo que enviaba las nubes tormentosas sobre los campos para destruir los cultivos. El ala vivía al fin del mundo, junto con otros seres misteriosos que regían los fenómenos naturales.

Leyenda arcoiris-1 2La tradición folclórica búlgara cuenta que los santos se repartieron el mundo, tocándole la lluvia, los truenos, las tormentas, el granizo y el rocío a San Elías, conocido como “El Tronador”. Después de verter la lluvia de sus enormes barriles, llenos de agua, el santo solía aflojarse el coloreado cinturón y soltarlo sobre la tierra. La faja se extendía en el cielo y el arcoíris aparecía. De ahí la expresión búlgara “San Elías se aflojó el cinturón”. La misma expresión tiene otra variante en la que el nombre del santo está sustituido por el de “la abuela Zunka”, de “zuna”, como llaman al arcoíris en algunas regiones de Bulgaria. La palabra significa “arco”, como, por ejemplo, el arco del barril o de la rueda, y también “cinturón”. El cinturón multicolor es parte del traje tradicional de la mujer búlgara. Está tejido de hilos teñidos en todos los tonos del arcoíris. En algunas canciones de boda la novia, bella como el sol, luce, ceñido en la cintura, el arcoíris celestial. Con idéntica faja ajustaban sus ropas blancas también las villi. Las canciones y las leyendas describen a estos misteriosos seres espirituales, que habitan los bosques y se hacen presentes durante las noches, vestidos de una larga camisa blanca, con una cinta dorada rodeándoles el cuerpo y, encima de ella, la zuna o cinturón con los colores del arcoíris entre los que, sin embargo, prevalece el verde.

Leyenda arcoiris-1 3Otra leyenda narra que el arcoíris, personificado por la abuela Zunka, vive en el cielo y bebe agua de las nubes. Al agotarse la humedad celestial, la abuela Zunka baja a la tierra para saciar su sed en algún manantial, río o mar. El lugar donde satisface su necesidad de agua es secreto. Además, a pesar de ser visible en el firmamento, nadie ha sido capaz de ver adónde llevan los extremos de la variopinta faja.
Los cuentos populares dicen que en la tierra el arcoíris siempre bebe agua de un vaso de plata que se encuentra junto a la fuente. La persona que diera con el recipiente mágico sería muy dichosa porque habría conocido su futuro y habría hecho realidad todos sus deseos. El que bebiera de esta copa también podría cambiar de sexo: el hombre se convertiría en mujer y viceversa. Lo mismo podía suceder si pasaba por debajo del arcoíris. El arcoíris servía, además, para diversas prácticas adivinatorias. Según el color que predominaba en él, los búlgaros podían pronosticar cómo sería la cosecha. El intenso color rojo era indicio de que los viñedos darían mucha uva, de la que los dueños producirían mucho vino. El color amarillo era una bendición para el maíz y el trigo, y el verde, para la hierba.

Autor: Albena Bézovska
Versión en español por Daniela Radíchkova

Últimas noticas

  • Evxinograd, residencia predilecta de los gobernantes
    Evxinograd, residencia predilecta de los gobernantes   Érase una vez un maravilloso castillo donde vivía un rey con su reina... Así comienzan muchos cuentos de hadas pero hoy les contaremos de un castillo que se encuentra a unos 500 kilómetros de Sofía. Se trata de Evxinograd, uno de los palacios búlgaros más bellos ubicado al norte de la ciudad de Varna, una de las perlas del litoral búlgaro del mar Negro. Una de las leyendas relacionadas con ese lugar cuenta que en 1821 allí fue construido un monasterio consagrado a San Demetrio.   Fue erigido en señal de gratitud hacia San Demetrio que salvó del naufragio…
  • El delfinario de Varna
    El delfinario de Varna   Desde hace 20 años el Delfinario de Varna es uno de los sitios más atractivos para los turistas en el litoral búlgaro. Es la mayor instalación de esta índole en los Balcanes, para la cría de estos mamíferos marítimos. Tiene 1200 metros de superficie e incluye una sala anfiteatral de 1134 plazas, dos piscinas grandes y otras dos, auxiliares, al cubierto, destinadas para los delfines-artistas.   El Delfinario de Varna fue inaugurado el 11 de agosto de 1984. La idea de crearlo pertenece al director de la empresa que explotó inicialmente la instalación. Él había visto semejante centro de…
  • El museo arqueológico de Varna
    El museo arqueológico de Varna   Varna es una hermosa ciudad búlgara se encuentra en la costa septentrional del Mar Negro y es el mayor puerto en el litoral búlgaro. Son muchos los lugares de interés en Varna, hoy sin embargo el objetivo de nuestro recorrido es el Museo Arqueológico de la ciudad. Sus variadas colecciones, las más variadas en comparación con las de todas las ciudades de provincia en Bulgaria, están exhibidas en un bello edificio del siglo XIX que antes fue un colegio privado de señoritas.   Las fachadas atraen la mirada con los elementos arquitectónicos característicos del barroco tardío. Toda la construcción…
  • Alhajas de oro descubiertas cerca de la ciudad de Varna
    Alhajas de oro descubiertas cerca de la ciudad de Varna   En el verano de 2007, en los términos del pueblo de Shkorpilovtsi, cerca de la capital marítima búlgara de Varna, en el noreste del país dos hombres dieron por pura casualidad con objetos de oro. Cuando llevaron su hallazgo al Museo Arqueológico de Varna, resultó que eran alhajas de oro de mediados y la segunda mitad del siglo XIV: el período del rey Iván-Alexander (1331-1371)   Con la colaboración de la sociedad de los rotarios, los dos descubridores fueron recompensados por los objetos que entregaron al museo. El tesoro consta de una diadema; cuatro aplicaciones de otra diadema; un…
  • Varna, capital marítima de Bulgaria
    Varna, capital marítima de Bulgaria   Al igual que en años anteriores, también en éste, miles de turistas nacionales y extranjeros, pasarán sus vacaciones en balnearios del litoral del mar Negro búlgaro. Una buena parte de ellos optarán por la ciudad de Varna, situada en el litoral norte del mar, atraídos por los hoteles modernos y por las condiciones excelentes de descanso y recreo. Los turistas se sienten asimismo atraídos por el variado patrimonio histórico y cultural de la villa, Varna es una de las localidades más antiguas del litoral búlgaro del mar negro.   Son testimonios de la existencia de una civilización altamente desarrollada…