Ruta Clásica

Baner Bulgaria Clasica

Ruta UNESCO

Baner Bulgaria UNESCO

Ruta Monasterios

Ruta Tradiciones

Ruta de Vino

  Varna-7 1Érase una vez un maravilloso castillo donde vivía un rey con su reina... Así comienzan muchos cuentos de hadas pero hoy les contaremos de un castillo que se encuentra a unos 500 kilómetros de Sofía. Se trata de Evxinograd, uno de los palacios búlgaros más bellos ubicado al norte de la ciudad de Varna, una de las perlas del litoral búlgaro del mar Negro. Una de las leyendas relacionadas con ese lugar cuenta que en 1821 allí fue construido un monasterio consagrado a San Demetrio.

  Fue erigido en señal de gratitud hacia San Demetrio que salvó del naufragio los marineros de un capitán que también se llamaba Demetrio. El monasterio y sus alrededores eran propiedad de la comunidad griega que más tarde los regaló a Alejando de Battenberg, el primer príncipe de Bulgaria después de la Liberación del país del Yugo Otomano.

 Varna-7 2“Al principio Evxinograd se llamaba Sandrovo, en honor al príncipe Alejandro de Battenberg, quien fue destronado en 1886, cuenta la guía Vania Kisiova. En 1887 subió al trono el rey Fernando Primero. Entonces su esposa propuso que el palacio se denominara Evxinograd. El topónimo consta de dos palabras: el nombre antiguo del mar Negro, Pontos Evxinos, y la palabra búlgara “grad”, o sea ciudad. La traducción de Evxinograd significa “La Ciudad del Mar Hospitalario”.

  El proyecto del palacio pertenece a un arquitecto de Viena quien recreó el estilo de los palacios renacentistas de Francia que ostentan altos desvanes y una torre de reloj. El edificio cuenta con tres pisos. En el primero se encuentran las salas de visita y los gabinetes de trabajo, el salón de los espejos donde hasta hoy en día se celebran acontecimientos de alto nivel estatal. Los muebles del palacio fueron elaborados en Inglaterra. El rey Fernando Primero vivió en el palacio, los cuidados para el parque y para los viñedos de Evxinograd fueron subvencionados con medios del presupuesto estatal. Por esto, actualmente la granja de Evxinograd es propiedad del Estado búlgaro”.

  Varna-7 3El complejo de Evxinograd está rodeado de un hermoso jardín. Durante la época del invierno las flores se guardan en invernaderos holandeses y franceses. La construcción del parque comenzó en 1891 y era un proyecto de arquitectos y especialistas en dendrología de Alemania. Puesto que el lugar era yermo y cubierto de piedras, fueron traídas centenares de toneladas de tierra de la región del río Kamchia. Fueron traídas 330 especies vegetales de Italia, Francia y América del Norte. Los primeros árboles eran cedros del tipo Libocedrus decurrens, o sea cedro fluvial de California. En la colección vegetal del parque se puede apreciar también un cedro del Himalaya que tiene casi 135 años de edad. Los jardines de Evxinograd ostentan dos estilos. El vasto campo evoca los parques ingleses, mientras las terrazas verdes frente al palacio son características de los parques franceses. Allí se encuentra el lago de los nenúfares custodiado por las estatuas de Neptuno y de los angelitos.

  Atraen la atención de los visitantes los macizos de viñedo. En Evxinogran se cultivan cuatro tipos de una blanca.

 Varna-7 4 “Son moscatel, chardonne, traminer y riesling alemán, enumera los vinos Vainia Kisiova. La recogida de la uva y la producción de los vinos corren a nuestra cuenta. La bodega fue construida en 1891. Es un recinto auténtico ya que desde entonces no han sido hechos ningunos cambios en su interior. En la bodega se añeja también el célebre coñac de Evxiongrad. El primer vino elaborado en Evxinograd fue un tipo de vino blanco que figura bajo el número de 5484. No ha sido denominado de otra manera y es el símbolo de Evxinograd.

  La cata de vinos blancos producidos en la bodega de Evxinograd es uno de los máximos placeres que pueden experimentar los visitantes del palacio. El soplo de la brisa del mar y los calientes rayos del sol representan un magnífico contrapunto del elixir helado. Éste es un fastuoso final del recorrido por las salas del palacio. Pero echemos una mirada en el interior de la residencia. En la misma entrada acapara la atención de los visitantes una enorme araña que la dinastía de los Borbones regaló al rey Fernando Primero. Se atraviesa la sala de visitas donde están exhibidos cuadros de célebres pintores búlgaros.

  Luego entramos en el salón blanco y en el chino. En la vitrina de este último se guardan objetos de auténtica porcelana búlgara que son parte de la colección de juegos de la familia real. Las alfombras en el palacio son una réplica exacta de las originales, mientras los muebles son auténticos. “En el pasado los tapetes eran de seda. Las chimeneas son de mármol italiano. Los relojes y todos los objetos sobre la chimenea son auténticos”, cuenta Vania Kisiova.

 Varna-7 5“Este el salón de los espejos, señala la guía. Lo interesante es que crea la sensación de que el recinto es enorme. Antes, en la época del rey Fernando Primero, allí fueron recibidos altos huéspedes. Evxinograd era la predilecta residencia de verano del rey. Hoy en día también se celebran acontecimientos de alto nivel estatal. El piano de cola en el salón musical es auténtica y el recinto cuenta con una excelente acústica. Llegamos al comedor. En el palacio no se cocinaba. Había un edificio especial para este fin. En el segundo piso se encuentra el dormitorio del rey, de la reina, sus gabinetes de trabajo y el dormitorio de los niños. Lo curioso es que los niños dormían en este piso sólo cuando sus padres los invitaban. En el tercer piso se encuentran los dormitorios de los criados y las habitaciones para huéspedes. Así ponemos punto final a nuestro recorrido por el interior del palacio de Evxinograd”.

Por Valia Kovacheva
Versión al español: Mijail Mijailov
Fotos: Mariana Ruseva

K2_PUBLISHED_IN Varna

  Varna-6 1Desde hace 20 años el Delfinario de Varna es uno de los sitios más atractivos para los turistas en el litoral búlgaro. Es la mayor instalación de esta índole en los Balcanes, para la cría de estos mamíferos marítimos. Tiene 1200 metros de superficie e incluye una sala anfiteatral de 1134 plazas, dos piscinas grandes y otras dos, auxiliares, al cubierto, destinadas para los delfines-artistas.

  Varna-6 2El Delfinario de Varna fue inaugurado el 11 de agosto de 1984. La idea de crearlo pertenece al director de la empresa que explotó inicialmente la instalación. Él había visto semejante centro de atracción en Suecia y a su regreso a Bulgaria optó por la ciudad de Varna para construir el delfinario.

  Los primeros ocupantes de éste fueron importados de España, y adiestrados por entrenadores búlgaros y alemanes. Después de 1989 el Delfinario fue privatizado. En los últimos dos años en sus instalaciones han sido invertidos más de un millón de euros. Han sido remozadas la sala de acogida de los visitantes y otros elementos de la instalación, y se ha ampliado y enriquecido la actividad de este peculiar centro de atracción.

  Varna-6 3Por estas fechas aquí en Bulgaria estamos en alta temporada de verano y, lógicamente, el flujo de turistas es muy fuerte. Anualmente visitan el delfinario más de 200 mil personas, preponderantemente extranjeros.

  Nuestro compromiso es que todos queden satisfechos del espectáculo que presentamos y del tiempo pasado en compañía con los delfines, expresa Vasil Vasilev, director del delfinario de Varna.

  Varna-6 4La actitud de nuestro personal hacia los delfines es la propia de personas a personas, agrega. No tratamos como a animales sino como a amigos a los 5 delfines que tenemos en estos momentos. Son una familia, encabezada por el macho Kimbo. Los nombres de los demás, o mejor dicho de las demás integrantes de esta familia son Doli, Popi y Yoana, más el pequeño Bimbo, de sólo ocho meses de edad.

  Tres de estos delfines nacieron en el delfinario de Varna, lo cual es indicativo del buen cuidado que les da el equipo. Son muy divertidos y en intelecto se aproximan más a los humanos que a los animales. Logran contacto personal con el público y con sus entrenadores. Disfrutan de las ovaciones que se merecen del público y las asumen como las asumiría cualquier actor humano.

  Varna-6 5En la mayoría de delfinarios por el mundo los delfines son de la especie que los expertos denominan “atlánticos de nariz en forma de botella”. Su “patria” es el Caribe. En el Mar Negro también hay delfines, pero son de una especie protegida y está prohibido utilizarlos para shows y espectáculos de atracción.

  El delfinario de Varna con frecuencia actúa en defensa de los delfines del Mar Negro. El compromiso de su personal es curar por su cuenta los delfines enfermos y hacerlos volver al mar. Esto ocurre con frecuencia. El último ejemplo es de hace una semana: un delfín herido había salido a la playa de Balchik, en el litoral Norte, evidentemente en busca de ayuda, y lo socorrimos.

  Varna-6 6Trabajamos con un equipo muy experimentado, comenta Vasil Vasilev. De nuestros delfines cuidan un biólogo y un médico veterinario que trabajan largos años con ellos, conocen la biología de los animales y pueden reaccionar con profesionalidad ante toda situación imprevista.

  Para poder entrenar a delfines acróbatas es preciso poseer determinadas cualidades humanas, ser bondadoso y generoso, porque los delfines perciben muy claramente la actitud que se tiene para con ellos y reaccionan de un modo similar. En realidad son como nosotros: tienen diferentes estados anímicos, suelen enfermar de padecimientos similares a los humanos y por eso cuidamos de ellos como de humanos, aclara Vasil Vasilev.

  Varna-6 7El programa del delfinario obedece sobre todo al interés infantil. Es el sitio predilecto de muchos menores de la ciudad de Varna. En invierno, cuando en esta ciudad, llamada capital de verano de Bulgaria, hay pocos turistas, el Delfinario está a su íntegra disposición. Todos los jardines infantiles y escuelas de la ciudad realizan en él clases prácticas de biología y los chavales pueden conocer de cerca la biología de los mamíferos marítimos.

  Varna-6 9Tenemos un amplio programa de beneficencia, agrega Vasil Vasilev. En todas las fiestas oficiales y demás festividades invitamos a los menores de diferentes orfelinatos y les ofrecemos un programa especial y muchas sorpresas. La promotora de esta actividad beneficente es la propietaria del delfinario, Petia Slavova. El mayor espectáculo de beneficencia este año lo ofrecimos el 1 de junio, Día Internacional del Menor. Entonces, bajo el patrocinio del secretario general del ministerio del Interior, organizamos una gran fiesta para los hijos de policías que perdieron la vida en el ejercicio de sus funciones policiales. Los niños, venidos de todos los confines del país, hicieron de padrinos en el bautizo del pequeño delfín que acababa de nacer, y le dieron el no0mbre Bimbo.

Andrey Melamed
Versión en español de Venceslav Nikólov
Fotos: Mariana Ruseva

K2_PUBLISHED_IN Varna

  Varna es una hermosa ciudad búlgara se encuentra en la costa septentrional del Mar Negro y es el mayor puerto en el litoral búlgaro. Son muchos los lugares de interés en Varna, hoy sin embargo el objetivo de nuestro recorrido es el Museo Arqueológico de la ciudad. Sus variadas colecciones, las más variadas en comparación con las de todas las ciudades de provincia en Bulgaria, están exhibidas en un bello edificio del siglo XIX que antes fue un colegio privado de señoritas.

  Las fachadas atraen la mirada con los elementos arquitectónicos característicos del barroco tardío. Toda la construcción está rodeada por altos y luminosos pasillos que dan a un pintoresco patio donde en verano se suelen ofrecer diferentes espectáculos.

  Varna-5 1Los fondos del Museo Arqueológico de Varna reúnen más de 100 mil objetos de distintas épocas. Las exposiciones siguen el orden cronológico: tiempos prehistóricos, modo de vida de los tracios, vestigios de la antigüedad, del Medioevo y la dominación osmanlí para llegar a nuestros días.

  Las piezas más antiguas son los utensilios de sílice de la época paleolítica, seguidos por los diversos recipientes de barro con ornamentos geométricos, las figurillas plásticas de ídolos y las joyas, elaboradas de conchas y caracoles marítimos que se remontan al V milenio antes de Jesucristo. Muchas de las alhajas impresionan por su primorosa elaboración y constituyen un testimonio del alto sentido estético que poseía el hombre prehistórico.

  Varna-5 2Siguen por cronología una serie de objetos realmente únicos y antiquísimos, hallados todos en una necrópolis eneolítica, descubierta por casualidad en 1972 en la zona industrial de Varna. Los objetos que fueron saliendo durante los trabajos de excavación se convirtieron pronto en sensacional noticia científica cuya importancia rebasaba las fronteras búlgaras.

  Las excavaciones arqueológicas no han terminado y hasta el momento han sido desenterradas más de 300 tumbas. En una cincuentena de las ellas no fueron encontrados esqueletos ni otro material óseo, además la mayoría de los objetos de oro sacados a la superficie estaban concentrados en 3 de ellas. Lo primero que saltaba a la vista eran los cetros, símbolo de un alto poderío mundano o espiritual. Fueron sacados 3 mil objetos de oro, cuyo peso total supera los 6 kilogramos.

  Varna-5 3Mención especial merece sobre todo una de las tumbas, donde los arqueólogos dieron con los restos mortales de un hombre, de 40 a 50 años de edad, que obviamente poseyó una extraordinaria riqueza en vida. El kilogramo y medio de objetos de oro, entre utensilios y alhajas, encontrados junto a su féretro, hacen suponer que se trataba de algún cacique o guía espiritual. Se descubrió asimismo una enorme cantidad de objetos de cobre, cerámica, piedra o mármol.

  Todos los hallazgos le merecieron a la Necrópolis de Varna un lugar particular en la arqueología contemporánea porque presentaba una oportunidad única de conocer en detalles los diferentes ritos funerarios practicados por nuestros lejanos antepasados.

  Los estudios posteriores condujeron a la conclusión que en la II mitad del V milenio antes de Cristo en esa zona del litoral del Mar Negro, desde el delta del Danubio hasta las laderas de la Cordillera Balcánica, hubo un considerable auge económico, vinculado con el desarrollo de la metalurgia y el comercio. Todo indica que los poblados aledaños a los Lagos de Varna habían sido el centro de la zona.

  Varna-5 4Hay también otra cosa de enorme importancia. Resultó que los objetos de oro hallados en las tumbas de esa necrópolis calcolítica son el oro labrado más antiguo del mundo. Además, cabe subrayar que se exhiben siempre los originales de las joyas y no sus copias. Parece que la población que habitaba a la sazón esos lugares era bastante acaudalada para poder sepultar a sus muertos con tanta profusión de adornos del material precioso, a no ser que en aquel entonces el oro no era tan preciado como los adornos de crustáceos por ejemplo, porque las almejas y caracoles de las que están hechos los objetos hallados no son típicos de las aguas del Mar Negro, sino del Mediterráneo.

  Este tesoro de la Necrópolis eneolítica de Varna contiene más de 3 mil piezas: láminas decorativas, imágenes estilizadas de animales, brazaletes y otras alhajas, juguetes. Habiendo sido declarado uno de los descubrimiento arqueológicos del siglo 20, este tesoro confirma la hipótesis de que la costa occidental del Mar Negro era la cuna de la obtención y el procesamiento más tempranos de metales en el mundo antiguo.

  Varna-5 5El tesoro de oro más antiguo del mundo, bajo este título la colección de objetos hallados en Varna fue mostrada en Japón, Alemania, Francia, Israel…

  Nuestra visita radial a las salas del Museo arqueológico de Varna continúa con la colección de objetos de la antigüedad. Según una temprana fuente escrita, Odesos, que es el nombre antiguo de la actual ciudad de Varna, fue fundada por inmigrantes de la ciudad de Mileto, en Asia Menor, en el siglo VI antes de Jesucristo, durante la época de la Gran colonización helénica. En poco tiempo el poblado logra convertirse en uno de los puertos comerciales más importantes en la costa del Mar Negro.

  Hay muchos testimonios de aquella época de esplendor: detalles arquitectónicos, con toda probabilidad del Templo de Apolo, descrito en fuentes históricas, una enorme variedad de piezas de cerámica, adornadas de escenas mitológicas, primorosas joyas de oro, piedras preciosas y perlas, cristal y esmalte. La época romana está presente con esculturas, bajorrelieves y capiteles con encajes de mármol. Cautiva la vista una hermosísima figura de pantera, adorno tradicional en las fuentes antiguas.

  Otro hallazgo de gran valor de los fondos del Museo Arqueológico de Varna es la basílica, hallada en la costa sur del Lago de Varna, que los especialistas remontan a los primeros siglos del cristianismo por estas tierras, finales del siglo IV y principios del V. El templo, construido probablemente por monjes sirios, está fortificado con 4 torres, algo típico de aquella época temprana del cristianismo. En el mismo templo los hermanos Shkorpil, unos de los pioneros de la arqueología búlgara, descubren, en 1917, un pequeño túnel debajo del altar donde yacía intacto un relicario. Este hallazgo es uno de los objetos que mayor interés han suscitado cuando en todas las exposiciones organizadas en Bulgaria, Austria, Francia y EE.UU.

  Se trata de un pequeño sarcófago de mármol dentro del cual aparece otro, de plata en el cual se puede admirar una cajita de oro maravillosamente labrada, donde fue encontrada la reliquia: el dedo de un santo, envuelto en un trozo de tela roja. Algunos expertos consideran que el dedo perteneció al apóstol Amplio, el primer obispo de Varna, el santo varón que cristianizó la población local en aquella época remota. Esta es otra pieza que está presente siempre en las exhibiciones organizadas en todo el mundo.

  Avanzando en el tiempo y en las colecciones del Museo Arqueológico de Varna, queremos hacer hincapié también en las exposiciones Balcanes, con joyas de oro y de plata de los siglos 13 y 14, magníficas muestras del arte medieval: cinturones femeninos y masculinos de metal que obviamente pertenecieron a aristócratas locales, una enorme cantidad de brazaletes, pendientes y broches preciosos. No hace mucho fue abierta también otra colección dedicada a las monedas que contiene ejemplares únicos acuñados durante un período bastante prolongado: desde el siglo VII antes de Cristo hasta finales del siglo XIX.

Versión en español de Katia Dimánova
Fotos: Mariana Ruseva

K2_PUBLISHED_IN Varna

  En el verano de 2007, en los términos del pueblo de Shkorpilovtsi, cerca de la capital marítima búlgara de Varna, en el noreste del país dos hombres dieron por pura casualidad con objetos de oro. Cuando llevaron su hallazgo al Museo Arqueológico de Varna, resultó que eran alhajas de oro de mediados y la segunda mitad del siglo XIV: el período del rey Iván-Alexander (1331-1371)

  Varna-4 1Con la colaboración de la sociedad de los rotarios, los dos descubridores fueron recompensados por los objetos que entregaron al museo. El tesoro consta de una diadema; cuatro aplicaciones de otra diadema; un arete; tres anillos y dos pequeñas esferas, probablemente agujas para el pelo. Están elaboradas en oro de 14 quilates, empleando diferentes técnicas: fundición, forjado, filigrana, granulación. Pesan 24 gramos en total.

  Varna-4 2Según Vania Pavlova, experta en arqueología medieval del Museo de Varna, la más interesante es la diadema. Se compone de 12 láminas rectangulares y dos en forma de trapecio, que van en las puntas. Las plaquitas están decoradas de diversa forma: se alternan pequeñas bases ovaladas con vidrios azules y verdes engarzados, con otras, que tienen rosetas de hilos muy finos, explica Vania Pavlova. Probablemente en ellas también estaban engarzados abalorios de colores o bien pasta de vidrio.

  Las diademas son bien raras entre las piezas de adorno halladas en las actuales tierras búlgaras y en las tierras vecinas de la península de los Balcanes. Los metales preciosos y las técnica de joyería aplicadas demuestran que estas alhajas, las diademas, pertenecieron a personalidades acaudaladas de la aristocracia. Lo prueban también las numerosas imágenes murales de mujeres de la aristocracia y mecenas que se aprecian en las iglesias medievales de los Balcanes o en vestimenta costosa y alhajas sofisticadas.

  Varna-4 3Sería difícil pretender cuál es el sitio en que fueron confeccionadas las joyas halladas cerca de Varna. Basándose en documentos escritos y haciendo un análisis contrastivo con piezas de la misma índole, los expertos suponen que estas alhajas son obra de los orfebres de Dubrovnik, hermosa e importante ciudad-república en la costa croata del mar Adriático, que en una época se llamó Ragusa.

  Varna-4 4Las alhajas elaboradas por los joyeros de Dubrovnik eran vendidas por comerciantes de esa ciudad por todos los confines de la península. Durante el Segundo Reino Búlgaro (1185-1396), la presencia de los mercaderes de Dubrovnik estuvo reglamentada por diplomas y permisos concedidos por los soberanos búlgaros. En las centurias siguientes, cuando casi toda la península Balcánica estuvo dominada por el imperio Turco, que había conquistado también Bulgaria, los mercaderes de Dubrovnik estuvieron presentes de forma estable en el comercio balcánico.

  Varna-4 5El nuevo tesoro plantea muchas interrogantes, que habrán de encontrar su respuesta al cabo de una investigación exhaustiva. Dicho sea de paso, el Museo Arqueológico de Varna posee la colección más rica de alhajas medievales de los siglos XIII y XIV en toda la península de los Balcanes, que se ha visto enriquecida hace pocos meses con estas piezas, de incalculable valor para el estudio de la orfebrería medieval europea de la segunda mitad del siglo XIV.

Andrey Melamed
Versión en español de Venceslav Nikólov
Fotos: Mariana Ruseva

K2_PUBLISHED_IN Varna

  Varna-3 1Al igual que en años anteriores, también en éste, miles de turistas nacionales y extranjeros, pasarán sus vacaciones en balnearios del litoral del mar Negro búlgaro. Una buena parte de ellos optarán por la ciudad de Varna, situada en el litoral norte del mar, atraídos por los hoteles modernos y por las condiciones excelentes de descanso y recreo. Los turistas se sienten asimismo atraídos por el variado patrimonio histórico y cultural de la villa, Varna es una de las localidades más antiguas del litoral búlgaro del mar negro.

  Varna-3 2Son testimonios de la existencia de una civilización altamente desarrollada en esa zona ya en los albores de la humanidad las alhajas y objetos de exquisita factura elaborados en oro y cobre, descubiertos en la necrópolis del cuarto milenio antes de Cristo, hallada en las afueras de la villa.

  El hallazgo provocó una auténtica sensación en el seno de los círculos científicos y los objetos y adornos encontrados fueron reconocidos como obras del oro más antiguo en el mundo. En épocas posteriores la zona fue poblada por tribus tracias y por los romanos antiguos y, luego, por los eslavos, quienes dieron el nombre actual de la localidad.

  Varna-3 3Los más numerosos en esa zona son los restos arqueológicos de los siglos primero al cuarto, época en la cual la villa fue puerto importante y próspero centro cultural en los confines del imperio romano. Las termas romanas de aquella época, extraordinariamente bien conservadas, son de las más importantes en la península Balcánica. Las paredes de esos baños termales contaban con revestimiento profuso de mosaicos dorados. El piso era igualmente revestido de mosaicos que en las crónicas romanas antiguas se señalaban como unos de los más hermosos en todo el imperio.

  Durante la Edad Media la villa se transforma en importante centro comercial en esa región de Europa. A finales del siglo XIX, tras la liberación de Bulgaria, del dominio osmanlí, Varna va adquiriendo la imagen de una ciudad portuaria europea muy animada.

  Varna-3 4Hoy en día Varna es ciudad de gran atractivo para los turistas extranjeros muchos de los cuales pasan sus vacaciones de verano en los balnearios vecinos: Arenas de Oro, Albena, Riviera, San Constantino y Santa Elena. La propia ciudad tiene gran número de hermosos edificios y museos, de frescos parques sumidos en verdor. El Jardín Marítimo, creado a comienzos del siglo XX, es zona de paseo preferida por los turistas en los cálidos días de verano. En su recinto se encuentra el Museo naval en que se exhibe una colección de diversas embarcaciones en las que se reflejan etapas de la evolución de las construcciones navales en Varna desde comienzos del siglo pasado hasta hoy en día.

  Hay en proximidad otro recinto de gran atractivo, sobre todo para los niños. Se trata del acuario de Varna en el que se muestran diferentes especies de la flora y la fauna del mar Negro. Los turistas pueden visitar asimismo el museo etnográfico de la ciudad, que se encuentra cobijado en una antigua casona restaurada, muestra elocuente de la arquitectura búlgara de la época del Renacimiento nacional, siglos XVIII y XIX. Quienes visiten este museo podrán familiarizarse con el desarrollo de los oficios artesanales y apreciar el atractivo de numerosos trajes típicos característicos de la zona de Varna. Siempre en el mismo museo etnográfico se pueden ver diferentes instrumentos músicos y una colección de herramientas que se usaron en la época del Renacimiento búlgaro.

  Varna-3 5Quienes visitan la ciudad de Varna no omiten pasar por el museo de Historia de la villa en el cual centra la atención el tesoro de oro de la ya mencionada necrópolis de Varna. El museo cuenta también con una excelente colección de iconos cristianos ortodoxos. Se encuentran reunidos en él asimismo diversos restos de edificaciones romanas antiguas, entre columnas, capiteles y frisos.

  Varna es, igualmente, centro de una animada vida cultural y uno de los acontecimientos culturales de mayor relevancia es el festival, de carácter anual,”Verano de Varna”. Las agencias de turismos locales organizan diferentes excursiones a curiosidades naturales y arquitectónicas en las afueras de la ciudad. Una de éstas es el monasterio rupestre”Aladzha” y, otra, el grupo de enormes piedras, llamado “Las piedras hincadas”.Las piedras, viejas de más de 40 millones de años, semejan un bosque petrificado.

Por Valia Kovacheva
Versión al español: Mijail Mijailov

K2_PUBLISHED_IN Varna

  Varna-2 1Por tercer año consecutivo la villa etnográfica Fanagoria en Varna, capital marítima de Bulgaria, acoge a numerosos visitantes nacionales y extranjeros deseosos de familiarizarse con la historia, la cultura y la vida y costumbres de nuestros antepasados, los búlgaros antiguos, que se asentaron en el territorio de la Bulgaria actual hace más de 1300 años. Veneta Nikolova amplía la información.

  El retumbar de cascos de caballos, el fragor de combates, el ruido de martillazos de los talleres artesanales mezclados con algarabía y risas infantiles conforman el cuadro acústico de la villa etnográfica acondicionada en el barrio Asparújovo, de Varna.

  Varna-2 2Allá uno entra de lleno en el ambiente de los siglos VI al VIII, período del asentamiento de los búlgaros antiguos en las tierras al sur del río Danubio y de la fundación del primer Estado Búlgaro. El museo al aire libre, único en su género, que recrea la vida de nuestros antepasados es la réplica exacta de un asentamiento búlgaro antiguo, típico de aquella remota época. El asentamiento se encuentra rodeado de murallas de protección de madera con sus respectivas torres de vigilancia. Hay, intramuros, ocho grandes estructuras de madera, de forma cónica que servían de viviendas a los búlgaros antiguos. La vivienda mejor y más profusamente ordenada es la del cacique supremo y comandante en jefe del ejército, Khana. Por dentro la vivienda está toda revestida de pieles y de las paredes cuelgan armas y trofeos de guerra y de caza. Despiertan gran interés en los visitantes la reconstruida indumentaria real y la Nómina de los Khanes Búlgaros. En esta relación se han plasmado los nombres de los primeros khanes búlgaros que dirigieron uno de los Estados más poderosos de Europa en aquella lejana época.

  Varna-2 3También se puede visitar la morada de Kolobura, sacerdote supremo de la tribu, único de los mortales que podía comunicarse con Tangra, el dios del Sol. Despierta igual interés la exposición etnográfica con muestras alusivas a la vida diaria de nuestros ancestros. ¿Qué más podrán ver los visitantes de la villa “Fanagoria”? Hemos formulado la pregunta a Pável Pavlóv, director de lavilla etnográfica: “Podrán ver también un auténtico centro artesanal que se encuentra funcionando y en el cual se encuentran presentados los oficios artesanales búlgaros básicos. Hay talleres de peletería y sastrería. Hay igualmente un taller de alfarería con objetos de cerámica muy interesantes y valiosos que se remontan a la época de los búlgaros antiguos. En ese taller de olleros hemos reproducido un horno de dos cámaras original de los búlgaros antiguos, para la cocción de vasijas de barro. Los visitantes podrán asimismo apreciar trabajos de herrería y fundición en el taller de herrería y la fragua y familiarizarse con tecnologías muy antiguas en la forja de armas y deferentes objetos de uso doméstico en aquel remoto pasado”.

  Varna-2 4Recorriendo los talles artesanales los turistas pueden adquirir diferentes objetos de recuerdo que evocan el día a día de los búlgaros antiguos. Pueden aprender detalles curiosos sobre la historia y cultura búlgaras antiguas de los guías turísticos que los acompañan.”Nuestros antepasados tenían fama de guerreros invencibles que dominaban a la perfección el arte de la guerra”, dice Pável Pavlóv y agrega:

  Varna-2 5“En la villa etnográfica se presenta un programa único en su género denominado “El Eco de los Siglos Pasados”. Los visitantes podrán asomarse, al presenciarlo, a las habilidades principales en el arte marcial y en la vida diaria de los búlgaros antiguos. Se muestran técnicas y habilidades en el manejo de la espada, el sable, el látigo, el lazo, el tiro con arco. Todo esto se hace a lomo de un caballo al galope. Este verano la villa ha acogido casi 2500 turistas extranjeros quienes se interesan, básicamente, por la cultura y los hábitos y costumbres de los búlgaros antiguos y por los acontecimientos relacionados con la fundación del Estado Búlgaro, uno de los más antiguos en Europa”.

  El museo etnográfico al aire libre es una réplica exacta de asentamiento búlgaro antiguo típico para los siglos del VI al VIII. Están representados los oficios artesanales de mayor difusión en aquella época. Los búlgaros antiguos dominaban a la perfección las artes marciales y la equitación. Las fotos son una cortesía de la villa Fanagoria.

Por Veneta Nikólova
Versión al español de Hristina Taseva
Fotografías: Mariana Ruseva

K2_PUBLISHED_IN Varna

   Varna, un destino para practicar el turismo matrimonial. No es París, sino Varna la ciudad del amor. Así opinan todos quienes intercambiaron sus promesas matrimoniales en una de las más bellas ciudades búlgaras. De la Cámara de Turismo de Varna afirman que el interés por la capital marítima búlgara entre los novios va creciendo de año en año. Lo confirman también las estadísticas según las cuales en 2008 se observó un verdadero boom de los matrimonios contraídos en la ciudad.

  Varna-1 (1)En este periodo en las iglesias locales o en la playa se casaron 119 parejas de extranjeros de 26 países. Para conmemorar este importante acontecimiento muchas de ellas prefieren una ceremonia poco convencional. ¡Este día se pueden cumplir sus más descabelladas fantasías! Si en vez de escuchar la Marcha Nupcial de Mendelssohn prefieren el ruido de las olas, Varna les espera a todos. La ciudad es un imán que atrae a las parejas enamoradas por sus avenidas que rodean la playa, por los parques verdes llenos de flores y bullicio infantil y los pequeños restaurantes a orillas del mar que predisponen a conversaciones románticas e íntimas.

  Varna-1 (2)Las agencias matrimoniales y turísticas de Varna harán todo para que este día especial vaya sobre ruedas. No obstante si desean decir el “Sí” en la sala del Ayuntamiento, o en un monasterio acurrucado en medio de la naturaleza virgen, o en el pico de un peñasco que pende sobre el mar, Varna quedará en su memoria como una ciudad de los sueños.

  Varna-1 (3)”Se trata de un producto original vinculado con las ofertas turísticas de la ciudad, explica Marín Neshkov, presidente de la Cámara de Turismo de Varna. Conversamos con las parejas sobre sus preferencias y organizamos la ceremonia conforme a sus deseos. Tenemos muchos socios con quienes trabajamos como por ejemplo agencias matrimoniales y restaurantes. ¡Podemos satisfacer cada exigencia! Es interesante señalar que la mayor parte de los matrimonios extranjeros son de ciudadanos de países que no son miembros de la UE, algunos llegan de rincones bastante exóticos como Canadá, Indonesia, Brasil, entre otros. Se contraen muchos matrimonios mixtos entre búlgaros o búlgaras y extranjeros”.

  Varna-1 (4)Varna es una ciudad conocida por sus centros recreativos y hoteles lujosos, por su variada agenda cultural y los vistosos locales nocturnos donde la fiesta continúa hasta la madrugada. Durante la época turística el ambiente en Varna es inigualable. Esto explica el gran número de ceremonias matrimoniales durante el verano. “Nuestros clientes buscan lo diferente, lo exótico y las vivencias extremas”, señala Marín Neshkov. Últimamente están de moda las bodas excéntricas. Por ejemplo, la ceremonia puede transcurrir a bordo de un pequeño dirigible que flota sobre el mar. Los novios se pueden casar vestidos de trajes de buceo en las profundidades del mar Negro, cerca de una antigua nave naufragada. ¡Den rienda suelta a sus fantasías y confíen en las agencias locales!

  Varna-1 (5)“En el marco de la ceremonia podemos ofrecer diferentes variantes poco convencionales”, dice Marín Neshkov. La ceremonia se puede celebrar en la playa, en medio del mar o a bordo de un yate lujoso. Desde el año pasado la ciudad cuenta con una pequeña copia de la carabela “La Pinta” que se utiliza con fines turísticos. La boda puede tener lugar en esta carabela. Tenemos, además, monasterios muy interesantes. El monasterio de “San Constantino y Santa Elena” tiene un altar del cual manan las aguas de una fuente sagrada. Organizamos, así mismo, la celebración de aniversarios y otras fiestas familiares. Así que invitamos a Varna a todos quienes desean festejar”.

 

Por Veneta Nikólova
Versión al español de Hristina Taseva
Fotografías: Nikolay Yordanov

K2_PUBLISHED_IN Varna